COLABORACIONES
ROSA JAÉN - ROSMAR
 

Nacida en Madrid, bajo el signo de Aries (26 de marzo). Hija de conquenses.



Breve Currículum Literario

Actividad profesional:

- Colaboradora en revistas literarias internacionales y periódicos.

- Narradora, poetisa, ensayista, autora y profesora de teatro infantil.

- Investigadora y conferenciante.

Ensayo:

   - Mujeres en el umbral de la Historia. (Epístolas a Mujeres Españolas de los siglos X al XVI) Asociación de Escritores y Artistas Españoles, 2005 Prólogo: Luis Alberto de Cuenca.

Poesía:

       - Sortilegios.  (Madrid, 1984) Prólogo: Ramón Hernández.

      - La Huella de los dioses.  (Ediciones Torremozas, Madrid, 1987).

Prólogo: Manuel Alonso Alcalde.

     Teatro:

     - La Paz de Saturio  Cuadernos de Talía – Agrupación Hispana de Escritores (Madrid, 1995). Premio Nacional de Teatro Infantil y Juvenil.

Amigos de la Cultura, de Lorca (Murcia)

Incluida en el Diccionario de Escritores en Lengua Castellana (2004) Publicado por C.E.D.R.O. y Ministerio de Cultura y en la Cátedra de Miguel Delibes. (2007).



 


 
NUNCA SABRÁS
DONDE HABITA EL DESTINO

 

Nunca sabrás, amor,

que estuviste en Tánger

un amanecer de noviembre

con el aire límpido

del lecho abandonado,

te mostré el puerto

llamé a la brisa y grité tu nombre.


Olvidé tu desmemoria

y el reflejo abatido

de los hombros inclinados

sobre el anzuelo,

quisiera soltar las amarras

y es tan solo un espejismo

en la imagen del cristal.


Recorro los sueños y aprendo en secreto

a sonreír, embaucada por las jóvenes risas

que me revelan las ansias de vivir el ahora.


El horizonte va quemando los rojos

y anaranjados, distiende los azules por encima

de los barcos, transporta la voz

del almuecín convocando a la oración.


Nunca sabrás, amor,

que estuviste en Tánger

un amanecer de noviembre.

 

Dicen que debajo de la piel, habita

el destino, que no se alimenta

con recuerdos de flores secas

adheridas a las páginas de un diario.


Dicen, que sólo hay una forma

de saber cuándo te envía a alguien.

Si el vello se te eriza al contemplarle

y los ojos adquieren inusitados brillos.


Dicen que el destino, habita

en las estrellas que viven cada noche.


Si así fuese, no crecerían

cactus y rosas en cada atardecer.


Siendo así, ¿por qué te obcecas en envolver

cada día, con tormentosos gestos?


Aleja el clamor de oscuros presagios,

empapa tu presente de sonrisas.


Dicen, que no es posible predecir.


Dónde habita el Destino.

ÍNDICE

P. PRINCIPAL