MITOS, LEYENDAS Y TRADICIONES
M A I T R E Y A
 
LEYENDAS GALLEGAS


Ilustración de la Peste en la Biblia de toggenburg (1411)


 

ABUÍN. LA PESTE NEGRA

 

Existe una leyenda que data de los siglos XIV o XV, cuando la “Peste Negra” arrasaba Europa, diezmando su población. Se piensa que causó la muerte de más de veinticinco millones de europeos, pero esta leyenda en cuestión se centra en una pequeña aldea de Galicia, conocida como “Abuín”, perteneciente a la parroquia de Leiro en la provincia de Pontevedra. Se encuentra en la demarcación de Rianxo, localidad mucho más conocida. Abuín se situa en la parte sur de la península, mirando hacia la ría de Arosa.

 En esa época comenzaron a propagarse rumores sobre un fabuloso tesoro escondido procedente del saqueo de un monasterio cercano a esta pequeña aldea, el Monasterio de Armenteria (1), e incluso se llegaba a afirmar que existía un fabuloso botín enterrado por los pueblos nórdicos tras sus incursiones de rapiña. Pero lo que calaba más fuertemente en las creencias populares, era su procedencia de dicho monasterio y que se encontraba oculto al cuidado de alguna de las familias que poblaban el lugar.

 Muchos de los lugareños consideraron que los ladrones del tesoro de Monasterio habían cometido sacrilegio, y que las iras divinas se cebarían sobre ellos. Se hablaba también de otra extraña  maldición para todo aquel que recogiera un cáliz (para otros, un casco de oro finamente labrado) que le sería arrojado por un cura.

Probablemente, y al igual que muchas de las leyendas que aún hoy se transmiten de boca en boca, nada de esto fuera cierto, pero las largas noches de invierno alimentaban estas creencias por el gran respeto y temor que sentían hacia el Más Allá.

Lo cierto es que “Abuín” se transformó en una aldea maldita al sufrir en sus carnes la virulencia de la Peste Negra, totalmente extendida por la península Ibérica. Tras la muerte de muchos de sus habitantes, los que sobrevivieron, estaban horrorizados pensando que la causa de sus males tenía procedencia divina como castigo por la profanación del tesoro religioso robado en Armenteira, y comenzaron a huir de aquel terrible lugar, al que comenzaron a considerar como una aldea maldita.

Hay que tener en cuenta los precarios medios de la medicina de aquella época y la ostensible virulencia de la Peste Negra que actuó de forma atroz, provocando la muerte rápida en un tercio de la población en el mejor de los casos.

Los lugareños no tuvieron duda alguna de que el infortunio se encontraba en el interior de la aldea, por lo que trataron de abandonarla con rapidez, no sin antes dejar, tal como se constata en lo que debió ser la calle principal que cruzaba el pueblo, unas marcas que se han relacionado como los avisos para todo aquel que osara poner los pies en su interior. Lo que probablemente no sabían, o no querían saber, que la Peste Negra llegó a la zona a través del puerto de O Grove en algunas naves de carga procedente de los países europeos ya muy afectados por la enfermedad, quizá a caballo entre los siglos XIII y XIV, extendiéndose por la comarca como un reguero de pólvora.

Hoy en día, todavía pueden verse los muros de tres viviendas y los suficientes restos de piedras de construcción desperdigadoas en el entorno que dan idea clara de la existencia de otras viviendas.

Para llegar a "Abuín" hay que tener conocimiento de su existencia y una idea aproximada de su ubicación, ya que no se llega con coche y es necesario caminar y adentrarse en el monte, poblado de árboles que apenas dejan intuir lo que protegen.

Las silvas, típicas plantas de los montes gallegos, provistas de abundantes y fuertes espinas, las hiedras, árboles, arbustos y una gran maleza, ocultan practicamente y protegen los restos de este poblado maldito.

Sin embargo, y dada la precariedad de medios de los habitantes de la aldea maldita, no tenían grandes posibilidades de huir muy lejos. Sus posesiones y sus tierras estaban ubicadas allí, y de ellas malvivían. Su extraña huida no les condujo mucho más lejos de las últimas paredes de las casas del pueblo. Se asentaron de nuevo, algunos construyendo sus nuevas viviendas casi pared con pared de las que consideraban malditas, pero con el tímido convencimiento de que el “meigallo” (maldiciones y conjuros de brujas) que acabó con la vida de aquel lugar, no saldría del entorno de la aldea.




Grabado de la época donde se puede contemplar que los monjes también sufrieron la contaminación de la Peste Negra y sus consecuencias mortales.


 

Dibujo de un médico de la época vestido con guantes, botas, una capa y una máscara con sombrero, todo ello protegido por una fuerte capa de cera para evitar el contagio de la Peste Negra. Estaban obligados, a pesar de que se negaban, a entrar en cada casa y certificar el estado de salud de los moradores. En muchas ocasiones no eran ni médicos.


(1) El Monasterio de Armenteira se encuentra situado en la península del Salnés,  delimitada al norte por la ría de Arosa y al sur por la de Pontevedra. Pertenece al concello de Meis. Goza de un entorno natural único  con bosques en los que abundan los eucaliptos, pinos y castaños.

Su construcción es una mezcla de estilos; románico y cisterciense, poseyendo características únicas. Perteneció a la orden del Cister, de ahí, el estilo austero de su decoración. Al ser construido por monjes, destacan, en la iglesia, los juegos de luces y sombras donde recrear su personalidad.

Existe  leyenda que habla del noble San Ero como fundador del Monasterio en el siglo XII en el monte Castrove donde se retiró para que la Virgen le mostrara el paraíso. Alfonso X el Sabio lo narra en la Cantiga a Santa María.

oooOOOooo


ÍNDICE
P. PRINCIPAL