CONFIDENCIAS A VENUS
G A V I O T A
DESNUDANDO EL ALMA
VERSOS A LA VIDA 

Con el alma desnuda
me siento tan vulnerable,
que tan fácil es hacerme reír
como las lágrimas
por mis mejillas resbalar,
¿cómo se llega a estar así?
¿qué poderes tiene la vida
para hacerte feliz
y a la vez
que sufres, sentir?

Como una gaviota
que entre la niebla vuela,
buscando con ahínco
su cálido nido,
no desespera
pero el miedo,
el desconsuelo,
atenazan
su pequeño corazón,
así me siento yo.

Rayos de sol,
que iluminan
un destino incierto
entre las tinieblas del alma,
la sinrazón de la razón
dominar,
y conseguir olvidar
lo que por ignorancia
quise ser,
y a la vez creer
que no sólo carne
soy.

Pues, en mi interior,
vibra otro yo,
inalcanzable cuando vuela,
que desde lo alto me mira
con aire burlón,
se ríe
de mi estupidez,
de mi cobardía,
de mi loca manía
de soñar despierto.

Y, ¿qué puedo hacer
cuando la tristeza
quiere embargar mi ser?
soñar, sólo soñar,
que el bosque es azul,
y amarillo el mar,
que no existe el temor
porque en mis sueños
brilla la luz de las estrellas.

*

Versos a la vida,
sabia por naturaleza,
en ella
todo pasa
por alguna razón
que se nos escapa.

El sinsabor, la alegría
no preguntes por qué,
respuestas no te da
y deben de existir
pues, nada es fortuito,
pero, celosa para sí,
las guarda.

Como una mujer
aislada en su intimidad,
te hace surcar el camino
que el destino, al nacer
te marcó.

Sé, que el miedo y el dolor,
la alegría y la ilusión
trenza día a día,
más no intentes jamás
descifrar su razón,
no te la daría.

Abrir y cerrar los ojos,
adorarla sin más,
y sentirla a fondo
es todo lo que puedes hacer,
contemplarla
como un amanecer hermoso.

Pues, si intentas abordarla,
con preguntas acosarla,
se vuelve huidiza
negándote
toda razón de ser,
te olvida.

Nada material me llevaré,
por tanto,
asumiré las vivencias
que me quiera ofrecer,
como un dulce regalo
que quizás no merecí.

Y al contemplarla,
a través del tiempo,
sabré si fui
lo que ella quiso
o logré ser dueño
de mi destino.

ÍNDICE

P. PRINCIPAL