CONFIDENCIAS A VENUS
G A V I O T A
SOMBRAS
CÉSAR

Rincón querido
desde donde escribo
desdichas del alma,
subiendo al infierno
bajando al cielo,
la luz me ciega
las sombras iluminan
la oscuridad de la vida.

Contrasentidos,
claroscuros,
jalonan los peldaños
que día a día
subo,
no te amo porque te necesito,
te necesito porque te amo.

Me lo grita el sentido
me lo musita el viento,
bajito,
y el fuerte latido
de mi corazón,
tiempo atrás
adormecido,
al soñar contigo.

Apoyar la sien,
buscando el frescor
de tu piel,
sentir el calor
de tus manos
sujetando las mías,
tan sólo eso pido
para sentir que vivo.

*

2041 hace que te fuiste
por traición de tu propia gente,
por incomprensión o por envidia,
no fue en combate ni de frente
si no tu hijo quién te hirió de muerte,

¿Hay mayor tristeza que la ira
cuando de tu sangre viene?
qué hiciste en vida,
qué mal ocultabas
que la historia omite.

Sólo cuenta de tus victorias,
Galias, Hispania y Forsalia,
primer Cónsul e Imperator
medio mundo a tus pies,
¿y el amor? también triunfaste.
Tuya fue Cleopatra,
su reino, su amor, un hijo,
ni Pompeyo ni Craso
consiguieron tanto,
lo tenías todo en tus manos.

Y todo se te escapó en Marzo,
y no fue la vida
ni el poder ni el honor,
no dolían las puñadas
te dolía el alma.

¿Qué mal hiciste César?
para merecer
que tu más querido ser
fuera el primero en traspasarte
de dolor el alma.

  

ÍNDICE

P. PRINCIPAL