CONFIDENCIAS A VENUS
G A V I O T A
OSCURO TÚNEL
VIDA INCIERTA

Papel, inmaculado,
blanco como mis pensamientos,
quiero emborronarte,
más, ¿para qué ?
si hasta la ideas
están como tú,
sin luz.

Del túnel quiero salir
volver a crecer,
sentirme bien
pero todo se amalgama
en un conjunto oscuro
que mi fe apaga
sin fin.

No basta vivir
el eclipse
pues sé,
que antes de nacer y morir
algo me perdí,
y no entiendo el por qué.

Respuestas pido al viento,
al mundo, al cielo,
pero no responden
quizás por mi torpeza
al no saber preguntar,
sólo entiendo
que no soy lo que quiero.

Tal vez, sólo tal vez
en otro lugar, otro tiempo,
fui, seré,
mi propio ideal,
mientras tanto
arrastro
mi inconformidad.

Venus, quizás no lo seas,
anoche te vi,
después de mucho tiempo,
y tu presencia
agudizó lo que siento
envidia en tu brillo
y quise irme lejos.

Más, al abrir los ojos
seguías allí,
mientras yo
quedaba aquí,
con el alma hundida
en la más honda tristeza,
en mi.

Cabalgar a lomos de la noche,
sentir en el rostro la libertad
libre, sí, de uno mismo,
de mentiras y subterfugios
sin pararse a pensar
sólo, cabalgar.

Pasar por la vida
sintiendo que es tuya
sin dependencias,
sin la vaguedad
que proporciona
la levedad del ser.

Tenebroso sueño es
el que te quita y nada da,
proporcionando dolor
al alma errante
que sólo quiere
volar.

Más, ¿qué es errar?
¿equivocarte, soñar?
o simplemente vagar
entre luces y sombras,
entre el blanco y el negro,
esquivando el gris.

Sólo sueño,
que estás ahí,
sin pudor,
y mi alma se empeña
que es así,
¡pobre de mi!

Libre por fin,
llegará el día
que sin soñar
el sueño alcanzaré,
y mis sentidos
comprenderán.

Que para llegar
estorba el lastre,
ligero de equipaje
llegaré antes,
pues en la vida
nada es importante.

Pero, nada sobra,
lastre y yo,
somos uno en dos
que van surcando
las guías
de presente y pasado.

ÍNDICE

P. PRINCIPAL