RELATOS AL CAER LA TARDE ©
M A I T R E Y A

P R E S E N T A C I Ó N



Soy español, nacido en la provincia de Pontevedra hace ya muchos años, tantos, que quizá no valga la pena recordarlos. Desde muy jovencito abandoné mi tierra para trasladarme a la encantadora ciudad de Valencia, lugar en el que vivo, para realizar estudios universitarios, primero en la Facultad de Ciencias Químicas y Físicas y una vez aprobado el curso de Iniciación, previo a cualquier carrera, continué en una de las Escuelas superiores de Ingeniería. En consecuencia, y según el decir popular, soy un hombre de ciencias enamorado de las letras.

Siempre me ha gustado mucho leer, creo que lo he venido haciendo todos los días desde que empecé a comprender la lectura, y esta afición me ha conducido a querer emular a los escritores que me han ido complaciendo gratamente. Empecé a escribir cuando llegué a Valencia con diecisiete años casi recién cumplidos. Eran épocas en las que se hacía poca vida social y las salidas se reducían a los domingos. Por eso, cuando me aburría con los estudios, cosa que ocurría con bastante frecuencia, trataba de llevar al papel todo lo que mi imaginación me dictaba.

Sin embargo, no conservo nada de aquella época, probablemente, un sentimiento de vergüenza me conducía a romper los escritos poco después de terminarlos. Imagino que ahora, si pudiera volver a tenerlos entre mis manos, tendría el mismo sentimiento.

Maitreya es el nombre que le di a un personaje de una novela escrita para gente joven, novela que no ha visto la luz, al igual que el resto de relatos que aquí muestro. Ahora, al disponer de un poco más de tiempo, he sentido la necesidad de compartirlos con todo aquel que desee perder el suyo en leerlos. La novela pienso mostrarla en la página web por capítulos, y dos más que todavía se encuentran en el cajón de mi mesa.

Me imagino que la precariedad en el diseño de esta página os llamará la atención. Sólo puedo decir en mi descargo que es un diseño propio en el que he dedicado un tiempo para que viera la luz sin tener conocimientos de su programación. He disfrutado en su composición y espero ir modificándola para hacerla más atractiva.

Quiero aclarar que mi memoria ha sido y es muy poco precisa, es deductiva, por eso estudié una carrera técnica y es muy difícil para mi recordar las cosas al pie de la letra. A veces he pensado como llegué al nombre de Maitreya, y no lo recuerdo. Sé, sin embargo, que es el nombre que se le da a la reencarnación de Buda, pero creo que esto lo encontré tratando de buscar algún significado al mismo. De cualquier forma, no es nada relevante.

Los relatos que he ido escribiendo, no tienen ningún nexo en común ni determinan tendencia alguna sobre mi esquema literario. Surgen de forma imprevista, a veces, los tengo demasiado tiempo en la memoria antes de decidirme a escribirlos y cuando lo hago, voy comprobando como los personajes se van liberando y son ellos mismos los que se crean sus propias vivencias. También suele ocurrir que cuando tardo demasiado tiempo en terminarlos, este espaciamiento temporal se deja entrever y a veces distorsiona un poco el contenido inicial.

Generalmente, cuando hago cosas que me gustan, me recreo en ellas, pero una vez finalizadas dejan de interesarme, al menos, con la intensidad inicial. Esto implica que la mayoría de las veces no repaso prácticamente los textos, redundando en su calidad. Cuando con el tiempo vuelvo a leerlos, me doy cuenta de ello y pienso cuanto podría haberlos mejorado o al menos pulirlos y no ser reiterativo en muchas palabras o expresiones.

Deseo, lector, que seas condescendiente en tus apreciaciones y que tus críticas no sean excesivamente duras.

Espero que tu paso por esta página haya sido de tu agrado y sientas la tentación de regresar de cuando en cuando, por lo que te doy las gracias.

 

M A I T R E Y A

oooOOOooo
 

P. PRINCIPAL