RELATOS AL CAER LA TARDE ©


M A I T R E Y A


R E F L E X I O N E S



ROGATIVAS  A  LA  LLUVIA


 
ROGATIVAS A LA LLUVIA

Amanece algo nublado, sin embargo el calor sigue arreciando, y a medida que van transcurriendo las horas, ¡qué digo, los minutos!, va en aumento. A veces creo que se debe a una mala organización o mala planificación por allá arriba, en los dominios de los dioses, y como deben ser tantos, no se ponen de acuerdo, así el partido, como siempre, se lo lleva Pedro Botero, el señor de los infiernos, la bestia, el 666 (¿o no?), Lucifer, el señor de las tinieblas, el innombrable (este calificativo me parece más bien para los políticos, que no han alcanzado ese grado todavía). Ya se sabe, como decían mis cojonudos amigos del medievo, y dejaron para la posteridad plasmados en varias CD de ROM sus sabios refranes, “a río revuelto, ganancia de pescadores”, y este hacedor de maldades sabe sacar buen provecho.

 

Decía que por allá arriba deben de estar un tanto mareados, y así, como consecuencia de ello, es difícil llegar a una adecuada coordinación (como diría un comandante del ejército de tierra y con permiso de la señora Ministra del ramo, coordinación y seguimiento del enemigo), dando lugar a estos estados atmosféricos en los que ni llueve ni deja llover. Estas nubes que tenemos sobre nuestros maltratados cerebros, nos contemplan con desvergüenza, conocedoras de la necesidad que tenemos de recibir ese preciado líquido que contienen en abundancia, y que a pesar de ello, nos desprecian cual plebe enfermiza y apestosa se tratara al pairo de una nueva gripe, esta vez muy guarra y la denominan porcina (como si los porcinos fueran muy guarros). Y ni un mal dios se preocupa de enviar un certero rayo a la misma base de flotación, y así, como quien no quiere la cosa, nos suelte un pequeño diluvio veraniego, le duela a quien le duela y le caiga donde le caiga.

 

En estos momentos no me importaría que mi querida amiga, la vikinga rubia de la playa (ya os contaré quien es esta maravilla), se cogiera un inmenso cabreo al notar esas gotitas sobre su perfecto ombligo y su piel perdiera unas décimas de ntu, obligándola a salir disparada hacia el chiringuito más próximo. ¡Mejor!, las oscilaciones sensuales de sus perfectos atributos son deleite puro para propios y extraños. Hasta los más pequeños suelen decir en estos casos, ¡mamá, mamá, mira como se le mueven las tetas! Pero dejémonos de frivolidades, tenemos falta de agua, escasez desproporcionada y esto requiere una toma de conciencia inmediata, medidas urgentes y rogativas diarias. Al igual que cuando se produce un hecho doloroso para con los ciudadanos, enseguida comienzan a proliferar manifestaciones, paros intermitentes, sentadas, etc., yo propongo que en este caso, el gobierno en pleno, cada mañana y en la castiza fuente de la Cibeles, en formación de círculo perfecto, durante, al menos, diez minutos, eleven sus rogativas a los dioses que les sean más propicios, y no se marchen de vacaciones tan ricamente, ¡como si se las mereciesen!

 

No te lo tomes a cachondeo amadísima vikinga, flor de los fiordos en las cálidas primaveras de vuestros paraísos terrenales. Vosotros no tenéis que implorar a Athor ni a Odim ni a la madre que los parió, tenéis agua y además mineral, de calidad, A nosotros ya casi no nos queda ni la ciénaga de la Albufera (Valencia, España, Europa, el Mundo, la Vía Láctea, el Universo conocido, el desconocido y el ilegítimo), que dentro de unos días se transformará en un barrizal cubierto de cadáveres de esas especies que la naturaleza condenó a vivir inmersas en el preciado líquido. Carpas, barbos, anguilas y un largo etcétera en esa prodigiosa fauna que un día un buen dios creo para deleite de la raza elegida, la raza humana, y que según dicen, al igual que Adán y Eva, se descarriaron. Ahora, abandonados de sus gracias, pagamos cruelmente las consecuencias. Así, esas nubes cuya presencia en la mañana de hoy, hacían presagiar algo bueno, como una purificadora lluvia que llevara una pizca de ánimo a nuestros agricultores, un poco de vida a nuestra agricultura, una regeneración de nuestros lagos, lagunas y ríos, un poco de oxígeno a nuestros peces, que ya ni en la UCI nos los recuperan, pasan de largo entre risas y cuchufletas dejando ver un cielo inmensamente azul, que en otras ocasiones elevaba la paz de nuestro espíritu, ahora se nos muestra verdugo de nuestras miserias.

 

Somos capaces de ir a la Luna, seguramente también a Marte, podemos controlar bichitos que nuestra imaginación es incapaz de comprender, y que en boca de uno de nuestros grandes hombres (por eso le llamaban Sancho), si se caen desde una mesa, se matan. Somos capaces de alterar genéticamente las características de un ser vivo (yo voy a pedir el ADN de la vikinga, a ver si en el laboratorio que me he montado en el cuarto de baño puedo obtener copias idénticas, y aunque se vayan un pelín del original, tampoco me voy a rasgar las vestimentas), somos capaces de odiar, de matar, de violar, de reinsertar, de condonar, de liberar condicionalmente, de maldecir al dictador y no somos capaces de gastarles unas putadas a las nubes para provocarlas y que descarguen toda su mala leche sobre nosotros. Claro que enseguida vendrían nuestros compadres de la UE y nos dirían como tenemos excesiva producción de mala leche nos van a sancionar, y que debemos de reconvertirnos. ¡País!

 

oooOOOooo
ÍNDICE

P. PRINCIPAL