RELATOS AL CAER LA TARDE ©


M A I T R E Y A


R E F L E X I O N E S


Noche estrellada (Vincent van Gogh)
¿EL EMBRUJO DE LA NOCHE?


 
EL EMBRUJO DE LA NOCHE


El alba comienza a apoderarse de la cálida noche denigrándola en lo más intimo de su ser, con desprecio, con alevosía, tomando un poder que no le pertenece y destruyendo su intimidad para que las anodinas gentes comiencen a surgir, perezosas, inapetentes, infelices y crueles, con la necesidad perentoria de ganarse un sustento para mantener su cuerpo, pero su alma, su alma, ¡ay señor, dónde la tienen! ¡Gritan, maldicen, se visten y se dirigen a la vorágine diaria para alimentar su cansino cerebro!

 

¿Dónde está la noche?, se preguntan enloquecidos. Quieren, desean, necesitan ocultar sus miserias y que mejor lugar que las oscuras tinieblas regadas con licor barato, movimiento febril del cuerpo al inmelodioso ritmo banal y chabacano de los tambores y timbales y que sus cerebros, enmohecidos por los afrodisíacos de turno (química de engorde en estabulación) se desesperan por alcanzar el punto de no retorno que les permita la idiotez total.

 

No, la noche no es eso. La noche es magia, es amor, es pura sensibilidad. Es el deseo de ser sublime y alcanzar el éxtasis por pura evolución mental. Esa es mi noche, esa es la que deseo, es la que espero, pero todavía que faltan bastantes horas para poder alcanzarla plenamente. Mientras tanto, el veneno va impregnando mi sangre y preparándola para que al alcanzar el momento excelso de su liberación se mezcle íntimamente con la más dulce de las mieles que unos sensuales labios puedan ofrecer. Mientras tanto, ¡está el sufrimiento!

oooOOOooo
ÍNDICE

P. PRINCIPAL